fbpx
English English Spanish Spanish
Arquitectura tradicional de Vallarta, un legado que nos enamora
Arquitectura serrana en Puerto Vallarta, a mediados del siglo XX

Arquitectura tradicional de Vallarta, un legado que nos enamora

Aunque pasen los años y la modernidad haya penetrado en Vallarta, hay algo que distingue a nuestra ciudad y la hace única: la belleza de su arquitectura tradicional.

 

Uno de los elementos principales de la identidad vallartense es su arquitectura, cuya fisonomía original se deriva del código o estilo serrano. Ello sucedió porque a principios del siglo XX comenzó el arribo de habitantes provenientes de la Sierra Occidental de Jalisco. Pobladores de lugares: San Sebastián del Oeste, Cuale, Mascota y Talpa de Allende, trasladaron con naturalidad el estilo de construcción, característico de aquellas comunidades.

Fue así, que en Puerto Vallarta se modeló un trazo en forma de cuadrícula, similar a un tablero de ajedrez, que se aplicó en las zonas planas y montañosas, razón por la cual, existen calles que suben y bajan de acuerdo a los accidentes del terreno.

Características de la arquitectura de Puerto Vallarta

Cuando uno camina por las características calles de nuestra ciudad, es imposible dejar de pensar, en la historia que envuelven esos detalles que la hacen tan pintoresca.

Hablamos entonces de todo lo que le confería a un poblado con una fisonomía de rústica simplicidad, calles empedradas en tonalidades grises, (aprovechando las playas y los ríos cercanos) muros enjarrados y pintados con cal blanca y cubiertas o techos inclinados con teja de barro tradicional, de colores naranja o rojos que le daban un toque particular.

Arquitectura serrana en Puerto Vallarta, a mediados del siglo XXArquitectura tradicional de Vallarta

Fuente: dominio público.

Las construcciones de código serrano también dictan los siguiente: 

1.- Empleo predominante de materiales de la región. Los muros mayormente eran de adobe o tabiques de barro cocido. Las cubiertas, o techos se construían con madera empleando vigas, polines, morillos, fajillas y coronadas con teja de barro. Los entrepisos, se armaban con tablas o duelas de madera; finalmente, elementos complementarios, como ventanas, pasamanos y escaleras, también ensamblados con madera.

2.- Los muros se revocan con enyesados y su geometría predominan sobre los vanos (puertas y ventanas) ocupando la mayor superficie en la fachada.

3.- Los vanos o marcos son rectangulares y alargados, debido a que el cerramiento cuenta con vigas de madera que los corona; las puertas y ventanas se ensamblan en madera, por lo regular son altas y no pueden faltar incluso ya más contemporánea los barandales o balcones de herrería característicos en la planta alta de las casas.

4.- A los vanos se les rodea de una moldura ancha, en forma de marco, que en los ingresos ostenta basamento en ambas jambas.

5.- Cuando una construcción de dos niveles hace esquina, se utiliza una pilastra de refuerzo, dotada de capitel y basamento.

6.- Los techos o cubiertas son inclinadas, adornadas con teja de barro cocido y aleros discretos.

Un legado que aún nos enamora.

La fisonomía de arquitectura tradicional se conservó por más de medio siglo, logrando conjuntar una peculiar integración entre valores serranos implantados en un paisaje costero de clima tropical; ello facilitó la formación de una imagen de pueblito mexicano que tanto gustó a los primeros visitantes al puerto.

Esta característica, constituyó una ventaja competitiva en relación a otros destinos de playa en México. Puerto Vallarta, contaba con la autenticidad y singularidad arquitectónica serrana que se convirtió en un legado hasta nuestros días. 

Lamentablemente, con la adopción del turismo como principal actividad económica de la región, un porcentaje muy alto de estas hermosas fincas tradicionales, fueron derribadas y sustituidas por otro tipo de construcciones para dar paso al «progreso». Es decir, nos dejamos encandilar por una moda y por el imaginario de una modernidad mal entendida en vez de potencializar y proteger los elementos de identidad vallartense. 

Arquitectura serrana en la esquina calle Morelos y Mina, Puerto Vallarta.

Fuente: Alfonso Baños

Casitas vallartenses: un ícono turístico con historia e identidad

 A pesar de la amplia difusión de la arquitectura tradicional serrana, aún persiste confusión, desconocimiento y errores de apreciación de los elementos emblemáticos de este tipo. Por ejemplo: mucha gente cree que los arcos de ladrillo, las cúpulas y azulejos simbolizan los elementos locales auténticos, lo cual es impreciso. Sin embargo, la nota agradable es que, a pesar de la pérdida de muchos de los mejores ejemplos de la arquitectura tradicional vallartense, aún quedan algunas casas que mantienen su dignidad y orgullo. Casas que nos recuerdan que la identidad local se consolida con el reconocimiento y valoración de los sitios y lugares que nos precedieron.

Por ello, si vives aquí o vienes de visita, te invitamos a recorrer el centro histórico de Puerto Vallarta, para que descubras una de las páginas de oro de nuestra ciudad. Su arquitectura serrana tradicional, es un fragmento de historia que merece permanecer como un legado.

La arquitectura tradicional vallartense, hoy en día, se ha convertido en un ícono turístico con historia e identidad. Un pretexto más, para disfrutar de los paseos y pequeños detalles que caracterizan a nuestro Puerto Vallarta. 

José Alfonso Baños
Últimas entradas de José Alfonso Baños (ver todo)

Deja una respuesta

Cerrar menú