Colomitos, una joya turquesa

Colomitos, una joya turquesa

Colomitos es más popular con el paso del tiempo, sus cualidades de flora y fauna han posicionado a esta playa como única en la bahía.

Al sur de Puerto Vallarta por la entrada a Boca de Tomatlán hay una pequeña bahía que se ha vuelto más popular con el paso de tiempo. Con dos caminos, uno por mar y otro por montaña Colomitos se ha vuelto más famoso entre locales y turistas. Para tomar su ruta marina debes preguntar los horarios de salida a los lancheros. Puedes tomar los taxis acuáticos desde Puerto Vallarta hasta Boca de Tomatlán, aunque es preferible el segundo al ser una distancia más corta la tarifa baja. Los precios son accesibles y la vista de la costa es para sacar cientos de fotos del recuerdo. Sí lo prefieres hay un camino por la selva pero debes conocer que es una caminata de aproximadamente 30 a 40 minutos, depende de tu ritmo y condición.

El camino y su gran recibimiento.

Pära llegar a Colomitos hay subidas y bajadas que ponen tu condición al límite y no debes preocuparte por perderte, la ruta está bien trazada y cuenta con señalética. Hay varios puntos de descanso que te marcan el camino restante. Además mientras avanzas hay letreros con los nombres científicos y comunes de la vegetación, así como una breve explicación. Se recomienda cargar con agua, repelente y protector solar. Al llegar, desde lo alto aprecias el panorama completo de la playa, sus aguas turquesas, sus suaves olas y lo tersa que es su arena. Cuando bajas te darás cuenta que hay un pequeño riachuelo que atraviesa la playa, proveniente de una cascada que se encuentra unos metros más adentro, en dirección hacia la selva. Dependiendo la temporada del año es la cantidad de agua que encuentras.

Aparte de poder aventurarte en los adentros de la flora y fauna, puedes sumergirte en las cálidas aguas de Colomitos. Si realizas snórkel tendrás la oportunidad de apreciar una variedad de peces tropicales del Pacífico Mexicano. Por mencionar algunos hay los elegantes ángeles rey, las coquetas damiselas, algunas bravuconas morenas, los escurridizos peces lábridos arcoíris, entre otros. Para poder tener un buen lugar donde pasar el día, descansar y tomar el sol hay que llegar a buena hora. En temporada alta de turismo, Colomitos llega a repletarse de visitas, más cuando es fin de semana. Así que si quieres evitar la muchedumbre trata de visitar en temporada baja o entre semana, son días menos concurridos.

Hay que seguir cuidando de Colomitos para poder seguir disfrutándola. 

Es preferible que lleves tus propios alimentos y bebidas, aunque también hay un restaurante cercano que da otra vista de Colomitos. Si escoges llevar tus provisiones recuerda regresar todos los desechos a la ciudad y continuar respetando esta playa virgen para poder seguir disfrutando de sus atributos. Si Colomitos no agoto tus energías puedes continuar el recorrido entre las montañas hasta llegar a otras playas como el Caballo o las Animas. También puedes seguir con tu travesía vía marítima tomando otra “panga”. Te da la oportunidad a visitar otros destinos turísticos más escondidos, como Quimixto, Yelapa y Majahuitas.

Sin dudas Colomitos es una parada obligatoria en tu visita a Puerto Vallarta, una pequeña joya turquesa que deja maravillados por su belleza sin igual. Desde el inicio de sus rutas para poder llegar te regala experiencias únicas de la bahía. Es una aventura memorable.

Deja un comentario

Cerrar menú