fbpx
English English Spanish Spanish
Nuestra Señora de Guadalupe y su gran corona

Nuestra Señora de Guadalupe y su gran corona

La Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe es la corona del centro de Puerto Vallarta, siendo un icono turístico de la ciudad.

La Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe comenzó su construcción desde 1903. Bajo las órdenes del primer cura de la parroquia: Francisco Ayala. Como dato curioso se dice que el cuerpo de este padre descansa bajo los cimientos de la iglesia.

El lugar se escogió porque desde 1883 ya existía allí una pequeña capilla en honor a la Guadalupana. Una fachada sencilla de ladrillos que con el tiempo y su avance buscaba imponerse con su mezcla de diferentes tipos de arquitectura: neoclásico, barroco y renacentista.

Por la guerra Cristera se detuvo la edificación varios años, continuó con el domo superior y el coro del órgano, celebrando el 420 aniversario de la aparición de la Virgen de Guadalupe según la tradición católica mexicana. En la actualidad es uno de los puntos turísticos más concurridos de la ciudad.

 

¡Conoce más de este icono Vallartense!

Nuestra Señora de Guadalupe es un tributo a la Basílica de la Ciudad de México. Dentro de la parroquia hay una pintura en óleo de la Virgen de Guadalupe elaborada por el artista tapatío, Ignacio Ramírez. Además de bellas pinturas, Santos, Vírgenes y Cristos.

La parroquia tiene diferentes piezas de arte religiosas que decoran sus paredes y su altar de mármol blanco. Los confesionarios son tallados en madera. Cada elemento de La Parroquia de Guadalupe demuestra la fe de los feligreses.

La construcción terminó en 1960 y su corona original fue el toque final en 1963. Entre la gente vallartense se le conoce como Catedral, pero es importante distinguir que para tener ese título se necesita tener un obispo designado.

 

La Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe se levanta con su gran corona

El diseño original de la corona fue de material de concreto y se dice erróneamente que es una réplica de la joya de la monarquía que utilizó la emperatriz Carlota, esposa de Maximiliano de Habsburgo, emperador de México de 1864 a 1967. La realidad es que el diseño fue una creación de diferentes párrocos y que Carlota nunca usó corona, sino tiara de emperatriz.

Con la erosión y el paso del tiempo sufrió daños evidentes, fue restaurada hasta 1981. En 1995 con el terremoto que ocurrió en Colima y que tuvo réplica en Puerto Vallarta se dañó por completo la gran corona. Una segunda versión de fibra de vidrio fue colocada en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, pero por el peso  y el tipo de materia se aplasto.

En 2009 Carlos Terres se encargó de la nueva corona respetando el diseño original pero agregando nuevos elementos. Esta es la corona que tenemos actualmente.

 

Peregrinaciones guadalupanas

Durante los primeros días de Diciembre son fechas de mucha fiesta y alegría. Se hacen peregrinaciones por la calle principal del centro hasta la parroquia, previas al festejo de la Virgen de Guadalupe. Las danzas, música, buena comida, luces y juegos son las características principales de la celebración.

Nuestra Señora de Guadalupe con su gran corona tiene las puertas abiertas a vallartenses y turistas durante todo el año.

Durante el resto del año las campanas suenan constantemente, en esta bella Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe se llevan a cabo varias ceremonias. Bodas, bautizos, comuniones y mucho más. Gente local y extranjera reafirma su fé. Hay misas bilingües para nuestros amigos turistas.

María Karina Macias Aguirre

Deja una respuesta

Cerrar menú